Cuidados del ajo ornamental
El ajo ornamental es una planta bulbosa de la familia de las liliáceas que es preciosa para decorar tanto en exteriores como en interiores. También se le llama Alium y florece durante varios meses. Pertenece al género Allium, el cual tiene varias especies de usos culinarios como el ajo, la cebolla o el puerro. Alcanza una altura de entre medio y un metro y su color puede ser rosa, malva o púrpura.

Es una planta perfecta para combinar en jardineras con cualquier planta perenne, y tiene una larga vida en la que se pueden llegar a desarrollar varias colonias. Comienza a florecer a mediados de la primavera y sus hojas desprenden un aroma muy fuerte pero agradable. Las hojas son acintadas y suelen marchitarse durante la época de floración, aunque tienen la ventaja de que son muy buenas para secarse. Toma nota de los cuidados del ajo ornamental:

- Iluminación: necesita la luz del sol pero se adapta muy bien a las zonas de semisombra, aunque siempre recibiendo un par de horitas de luz natural al día. No le sientan bien las zonas que son muy sombrías.

Temperatura: resiste muy bien las altas temperaturas veraniegas pero durante el invierno necesita estar en un espacio interior para poder evitar heladas ya que podrían matarla. Protégela del frío con una capa gruesa de corteza de pino.

Cuidados del ajo ornamental
Suelo: el único requisito que tiene el ajo ornamental para el suelo es que esté bien drenado, de resto le sirve casi cualquiera aunque la mezcla que mejor le sienta es la de tierra de jardín con arena.

Poda: será en verano o en otoño y tendrás que eliminar los tallos de flores que se hayan marchitado y eliminar las hojas que se hayan vuelto amarillas.

Plagas y enfermedades: las que más les afectan son el hongo roya, las anguílulas del tallo y los trips.

Multiplicación: puede ser por semillas o por separación de los bulbos que se van formando junto al bulbo principal.