Cuidados del Anturio
Seguramente te suenen estas plantas de brillantes flores rojas, una preciosa planta ornamental que posiblemente hayas confundido más de una vez con una artificial…

Se trata del Anturio, un ejemplar muy resistente que apenas requiere cuidados durante todo el año. No obstante, también es cierto que existen algunas plagas y enfermedades que sí pueden afectarle si no le damos los cuidados mínimos que necesita.

Toma nota y mantendrás tu planta tan perfecta como el primer día.

El Anturio debe estar a una temperatura ambiente de entre 15 y 29ºC (en los espacios húmedos), nunca con cambios significativos en el ambiente que puedan afectarle.

Aunque necesitan recibir una buena iluminación, estos ejemplares no pueden exponerse de forma directa y prolongada bajo el sol puesto que sus hojas y flores podrían resecarse.

Lo más importante para el correcto desarrollo y mantenimiento de esta planta es que se encuentre en un ambiente con alta humedad, por lo que debes evitar colocarlas en lugares calefactados en la medida de lo posible.

La planta en sí también debe estar continuamente hidratada, lo que conseguirás gracias a un riego semanal en invierno o tres veces a la semana en primavera o verano. No obstante, lo más importante es mantener la humedad de sus hojas y flores pulverizando agua templada (y sin cal) sobre ellas tantas veces como creas necesario.

Uno de los encantos de esta planta radica en su vivo y brillante color rojo y verde; para conservarlo siempre tan vistoso como la primera vez debes mantener una buena limpieza del ejemplar, eliminando el polvo que se acumula en sus hojas perjudicando además el paso de la luz.

Para ello humedece un trapo en agua jabonosa con algún producto que potencie el brillo y frota suavemente sobre sus hojas siguiendo algunos consejos de limpieza de plantas.