Cuidados del árbol frutal durante el primer año
¿Has plantado un árbol frutal en tu jardín? Durante los primeros meses tras la plantación debes asegurarte de que al frutal no le falta agua y debes controlar las malas hierbas alrededor del tronco. Pero si quieres que tu árbol se desarrolle de forma adecuada, más adelante deberás realizar una serie de labores estacionales.

¿Quieres saber cuáles son los cuidados que debes dedicarle a los árboles frutales durante el primer año? ¡Pues muy atento porque a continuación te los explicamos al detalle!

Otoño e invierno

A partir del primer otoño puedes comenzar a darles a los árboles frutales abono orgánico o bien abonos pobre en nitrógeno. En invierno, trata el tronco y las ramas con aceite de invierno para eliminar las plagas alojadas en la corteza, en especial los pulgones. También debes tener en cuenta que es la estación ideal para efectuar podas.

Cuidados del árbol frutal durante el primer año

Primavera

En primavera tendrás que eliminar los chupones, que surgen como brotes vigorosos debajo del punto de injerto, a medida que salgan. Además, durante esta estación tendrás que vigilar la aparición del pulgón, que ataca los brotes nuevos. Trátalos con el fitosanitario adecuado. Es importante que tengas en cuenta que en algunas zonas de España en periodos húmedos y temperaturas suaves resultará conveniente realizar tratamientos fungicidas a base de cobre para luchar contra el moteado, que da mal aspecto a la fruta.

Cuando el árbol comience a brotar, adminístrate abonado. Vigila que tus frutales no estén asentados en un suelo muy calizo porque si no es posible que tengas problemas de clorosis férrica. La primavera es la estación ideal para aplicar algún producto corrector de la clorosis. Por otro lado, cuando los frutos hayan cuajado y ya no vaya a helar más, tendrás que eliminar parte de la fruta y, si la primavera es seca, tendrás que empezar a regar.

Verano

Durante el verano, deberás ajustar el riego según el drenaje del suelo. Ten en cuenta que si los frutales reciben demasiada agua tendrás raíces menos profundas y serán menos resistentes. Además, la fruta tendrá menos sabor.