Cuidados del árbol loropétalo
Conocido popularmente como loropétalo, se trata de un árbol que pertenece a la familia de las Hamamelidaceae y al género Loropetalum, el cual está integrado únicamente por tres especies de arbustos que tiene su origen en el sudeste asiático y Japón: loropetalum subcordatum, loropetalum chinensis y loropetalum lanceum. Con las condiciones adecuadas puede cultivarse en cualquier lugar del mundo.

Es un árbol perennifolio precioso que no suele superar los 2 metros de altura y que tiene hojas muy decorativas con forma ovalada y disposición alterna. Sus flores tienen forma similar a la de una araña y pueden ser de color blanco o rosa, que es cuando más bonito es el árbol. Florece tanto en invierno como a principios de la primavera.

Principales cuidados

– Ubicación: se suele utilizar para formar setos y borduras, pero también como ejemplar aislado tanto en el jardín como en terrazas y balcones. Puede desarrollarse bien tanto en semisombra como directamente al sol.

– Clima: el clima mediterráneo le va muy bien, e incluso puede soportar alguna helada, siempre y cuando sea esporádica y de baja intensidad.

– Suelo: tiene que ser algo ácido, por lo que viene bien añadir mantillo de hojas a la tierra normal de jardín.

– Trasplante: si lo haces tiene que ser a principios de primavera.

– Riego: tolera muy bien la sequía, así que espera a que se seque bien la superficie de la tierra entre riego y riego para que no se encharque.

– Abono: antes de la plantación deberás aplicar abono orgánico, y después una vez al año será suficiente con el abono anual de jardín. Durante la época de floración es recomendable añadir un fertilizante mineral cada 20 días.

Cuidados del árbol loropétalo
– Poda: no la necesita, pero sí puedes realizarla para darle forma o para quitar ramas viejas. Lo ideal es hacerla después de la floración para no entorpecerla.

– Plagas y enfermedades: es muy resistente a ambas cosas, y salvo que lo descuides mucho no será atacado.

– Multiplicación: el mejor método es por esquejes realizados en verano, y también se puede hacer de forma muy productiva mediante semillas sembradas en primavera.