Cuidados del bonsai abedul blanco
El abedul blanco es una especie de abedul puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura pero que también puedes encontrar en una variedad para bonsai. Sus hojas tienen un color blanquecino y son ovaladas, y sus flores salen en primavera antes de que el árbol recupere las hojas que perdió en el otoño. Científicamente se le conoce como Betula Alba, mientras que comúnmente también se le llama abedul español. Su origen está en Europa y Asia y es de hoja caduca.

Cuidados del bonsai abedul blanco

– Iluminación: necesita mucha ya que le va muy bien, pero si el clima es muy caluroso es mejor que no esté muchas horas al sol. Durante el verano ponlo a la sombra es las horas de más sol del día.

– Riego: tiene que estar siempre húmedo, con lo que necesita mucho. El sustrato nunca puede quedarse seco ya que se estropearía el ejemplar.

– Abono: hay que acerlo después de que hayan salido las hojas, y a partir de ahí cada dos semanas durante toda la fase vegetativa. No abones durante un mes en verano, coincidiendo con el mes más caluroso.

– Poda: la primera poda tendrá que ser al mismo tiempo que la reducción de la parte aérea, que se hace durante la época de formación del ejemplar. Las podas de modelación se tienen que hacer en invierno aunque durante la fase vegetativa deberás hacerla en la copa siempre que sea necesario para poder contenerla. Elimina todos los brotes que vayan apareciendo en la base.

– Alambrado: tienes que poner los alambres durante la fase vegetativa y proteger así el tronco y las ramificaciones ya que la corteza es muy delicada.

– Trasplante: necesitarás hacerlo cada 2 ó 3 años y siempre que lo hagas tendrá que ser cuando comience la primavera. Al hacerlo, utiliza un sustrato que tenga 60% de mantillo, 20% de turba y 20% de arena gruesa.