Cuidados del cactus junco
El cactus junco es una planta crasa que pertenece al género Disocactus, el cual tiene varios cactus originarios principalmente de México, Centroamérica y Sudamérica. También se conoce por nombres como junquillo, flor de lágito, nopalillo o floricuerno, y con las características ambientales puede cultivarse en cualquier lugar del mundo. Es uno de los cactus con las flores más bonitas.

Es un cactus de porte colgante con tallos muy largos y cilíndricos. Tiene raíces aéreas y 12 costillas de espinas en las areolas. Las flores que produce pueden ser rojas, rosadas o blancas, de unos 8 centímetros de largo y que florecen de los tallos. Son perfectos para utilizar como plantascolgante, tanto en interiores como en exteriores.

Principales cuidados

– Ubicación: necesita estar en una zona de semisombra en la que nunca reciba los rayos del sol de forma directa.

– Temperaturas: tiene que estar siempre a temperaturas superiores a los 10ºC, pudiendo soportar un poco el frío pero no las heladas ya que los tallos se verían dañados. Si en invierno hace mucho frío, lo mejor es llevarla al interior o cubrirla con un plástico durante las noches.

– Suelo: el que mejor le va es el que lleve sustrato normal, añadiendo un tercio de mantillo de hojas o de turba.

Cuidados del cactus junco
– Trasplantes: la mejor época para realizarlos es justo después de la floración.

– Riego: tiene que ser abundante durante el verano y más reducido el resto del año. Riega antes de que la tierra se seque totalmente.

– Abono: aplícalo únicamente durante el verano, una vez cada 15 días. Utiliza un fertilizante mineral que sea especial para cactus.

– Poda: no la necesita, pero puedes ir eliminando los tallos que veas que se marchiten.

– Plagas y enfermedades: tienes que estar muy pendiente de la araña roja, la plaga que más suele atacar a los cactus.

– Multiplicación: se puede hacer a partir de semillas o de esquejes. En el segundo caso, que sean de la punta del tallo y en verano.