Cuidados del cardamomo
El cardamomo pertenece a la familia del jengibre y se utiliza para condimentar el curry y otros platos culinarios. Es una muy buena planta de interior que suele alcanzar los 30 centímetros de altura y que sus brotes se parecen bastante a los del bambú, creciendo sus hojas a lo largo del tallo en intervalos de 4 centímetros. Si la agitas desprende un olor muy parecido a la canela. Es una planta que no se encuentra con mucha facilidad pero que merece la pena cultivarla, ya que además de por su uso para la comida de vez en cuando también da flores. Te paso unos consejos para los cuidados del cardamomo:

– Luz y situación: es recomendable que no reciba directamente la luz del sol aunque sí es bueno que reciba luz y cuanta más claridad, mejor.

– Temperatura: si hay una buena ventilación no tienen ningún límite de temperatura máxima ya que siempre estará bien ventilada. En cuanto al frío, no es recomendable que esté a temperaturas inferiores a 15 grados.

– Riego: el riego del cardamomo debe ser dos veces por semana en verano y una vez cada 10 días en invierno, aunque según va creciendo ya irás viendo lo que más necesita dependiendo de la zona donde vivas. Es una planta muy delicada así que si observas que se pudren las hojas de la base y se ponen de color negro es el primer síntoma de que la has regado demasiado, así que déjala que se seque completamente antes de volver a regarla.

El cardamomo es una planta muy sencilla en su cuidado y mantenimiento, así que si cumples con todos los consejos que te he dado no tendrás ningún problema para verla florecer cuando le toque y poder sacar lo mejor de ella. Además, como especia es muy difícil de encontrar así que esmérate en sus cuidados.