Cuidados del clavel de aire
El llamado clavel de aire es una planta epifita que se llama oficialmente Tillandsia Aeranthos que tiene su origen en Sudamérica pero que puede cultivarse en cualquier lugar del mundo si se dan las condiciones adecuadas. El tallo puede llegar a alcanzar los 60 centímetros de altura, y está cubierto de muchas hojas que se presentan ordenadas en varias filas.

Las hojas tiene escamas grisáceas de pequeño tamaño, son alargadas, de forma triangular y se abrazan al tallo, lo que deja un conjunto muy bonito. Las flores son también pequeñas y pueden ser de color violeta o azul oscuro, y florecen durante el verano.

Cuidados más importantes

– Ubicación: pueden estar tanto en interiores como en exteriores. En el segundo caso, si el clima es cálido y húmedo, se desarrollará perfectamente y estará preciosa.

– Iluminación: necesita estar en una zona muy luminosa, a ser preferible a pleno sol ya que así alcanzará su máximo esplendor.

– Temperatura: el único requisito que tiene en este sentido es que no tolera las heladas, así que debes tener mucho cuidado con las bajas temperaturas. Si la tienes en el exterior y hace frío por las noches, métela en el interior para que no sufra.

– Humedad: necesitan recibir humedad ambiental, y cuando hace mucho calor conviene pulverizar las hojas una vez a la semana.

Cuidados del clavel de aire
– Plagas y enfermedades: es una planta muy resistente tanto a una cosa como a la otra, así que si no despistas en los cuidados no tendrás problemas en este sentido.

– Multiplicación: cuando la quieras hacer, ha de ser durante la primavera y a partir de esquejes, separando las ramas jóvenes.