Cuidados del falso abeto
El falso abeto no pertenece al género de los verdaderos abetos, de ahí su nombre. Es el árbol más alto de todos los que tienen su origen en Europa, pudiendo llegar a medir 60 metros de altura. En casi todo el norte de Europa es el más utilizado como árbol de Navidad gracias a su belleza, características y a su gran parecido con los que realmente son abetos.

Es un árbol de hoja filiforme perenne y de color verde oscuro brillante, con brotes que salen en primavera siendo verdes/amarillos y que tras un par de meses se unifica el color y se quedan siendo solamente verdes. Sus frutos son las piñas, que a diferencia de los otros abetos en este caso son colgantes en lugar de crecer rectas sobre las ramas. Tienen forma ovalada, con un color verde que después se convierte en pardo.

Cuidados básicos

– Ubicación: se utiliza mucho para crear pantallas o como ejemplar aislado ya que es de crecimiento lento.

– Usos: con la madera que se consigue se fabrica pasta de papel para la creación de periódicos y también para diverso material de construcción. Esa madera se suele emplear también para la construcción de las cajas de algunos instrumentos musicales.

– Iluminación: necesita estar a pleno sol o en una zona de semisombra pero en la que reciba iluminación natural al menos un par de horas al día.

– Suelo: tiene que ser húmedo y profundo.

Cuidados del falso abeto
– Temperaturas: el único requisito que tiene en este sentido es que deberás tener mucho cuidado con las heladas, especialmente con las tardías, ya que es muy sensible a ellas.

– Riego: debe ser frecuente para que esté siempre húmedo, pero con cuidado de que no se encharque. Ten mucho cuidado durante el verano ya que la sequía de esa época del año puede afectarle mucho.

– Multiplicación: suele hacerse por esquejes o por semillas.