Cuidados del ficus
Los ficus son una especie muy resistente y duradera, siendo además perfecta tanto para el exterior como para el interior del hogar. Puede tener una vida de hasta 15 años en el interior, pero tiene que estar siempre en un lugar que reciba luz y sombra a partes iguales. Crece muy deprisa, así que es perfecto para plantar si quieres resultados rápidos.

Tiene más de 2.500 especies descritas, aunque solo se suelen plantar unas 800 de ellas. Pertenece a la familia Moraceae y se puede adaptar a diferentes climas, así que siempre encontrarás una especie perfecta para la zona en la que vives. Donde únicamente no se desarrollan muy bien es en los lugares que tienen estaciones muy secas, ya que necesitan la humedad para sobrevivir.

Sus cuidados

– Iluminación: necesita varias horas de luz natural al día, aunque sin recibir directamente los rayos del sol. Tiene que ser también un lugar bien ventilado.

– Temperatura: en la temporada de frío no le conviene bajar de los 12ºC, y durante la época de calor lo mejor es que no pase de los 30. Soporta bien el calor pero si está mucho tiempo a más de esa temperatura podría cortarse su buen desarrollo.

Cuidados del ficus
– Riego: en verano deberá ser con una frecuencia de un par de veces por semana, y en invierno será suficiente con hacerlo una vez cada dos semanas. Lo que sí necesita es humedad, así que pulveriza de vez en cuando para que siempre esté húmedo.

– Limpieza: debes hacerla en las hojas, pasando una esponja húmeda una vez al mes para eliminar cualquier resto de suciedad.

– Suelo: necesita un sustrato que sea una mezcla de fibra, turba y arena, a poder ser a partes iguales.

– Trasplante: no es obligatorio hacerlo, especialmente si quieres controlar su crecimiento en una maceta. Si quieres trasplantar, deja al menos dos años entre cada trasplante.