Cuidados del fresno
El fresno es un árbol caducifolio que cambia las hojas de color en otoño y se vuelven amarillentas mientras el resto del año son verde oscuro. Tiene flores blanquecinas que tienen mucho olor y que son muy vistosas y bonitas. Suele tener una altura de entre 8 y 12 metros aunque hay algunos que pueden llegar a alcanzar los 40.

Si quieres plantar un fresno en tu jardín toma nota de los cuidados que debes darle:

– Siembra: Sus semillas suelen germinar con facilidad y si están a unos 4ºC entre 2 y 4 meses. Además, suelen estar en un sámara, que es el fruto que da el fresno.

– Riego: Necesita mucho riego ya que el suelo debe estar siempre húmedo y fresquito.

– Luz: Le gusta estar a la sombra aunque con un poquito de sol cada día y sin recibir los rayos directamente. No tolera el fuerte viento.

– Temperatura: Es muy resistente a temperaturas frías y hasta a las heladas pero no soporta los climas que son muy calurosos o secos.

– Suelo: El que mejor le sienta es el que es fértil, húmedo y fresco.

– Multiplicación: Se puede dar por injerto o por semillas.

– Floración: Se da en abundancia entre los meses de abril y mayo.

– Plantación: Es ideal para zonas verdes como jardines y parques y no se recomienda en macetero.

– Frutos: Son alargados y de color verde ya que el proceso de maduración es en otoño.

– Usos: Con las hojas puedes hacer infusiones que son muy buenas para tratar problemas diuréticos. También se utilizan para alimentar al ganado.