Cuidados del helecho fuerte
El conocido como helecho fuerte es una de las más de 200 especies de helechos que pertenecen al género Blechnum y que tienen su origen en todos los continentes, aunque los que más se utilizan en jardinería lo tiene en zonas como Nueva Caledonia o Sudamérica. Recibe también otros nombres como hierba del toro, helecho giboso, blecno, popiste o yerba del papagayo.

Este helecho tiene un follaje muy espeso que lo hace muy decorativo, pudiendo alcanzar el metro de altura si se desarrolla con las mejores condiciones. Sus hojas son lanceoladas y aparecen a los lados de los pecíolos, y es un helecho que puede tener una copa similar a la de las palmeras. Se utiliza como planta de interior, y también se le puede sacar mucho partido en un invernadero.

Principales cuidados

– Ubicación: necesita estar en un lugar bien iluminado pero que no reciba la luz del sol de forma directa.

– Temperatura: lo ideal es estar todo el año a una temperatura de entre 12 y 20ºC, y no necesita calefacción.

– Suelo: el que mejor le va es el que lleve una mezcla a partes iguales de tierra de jardín, turba y arena.

– Trasplante: no hay un número de trasplantes obligatorios ni recomendados, únicamente hazlo en primavera si necesitas hacerlo.

Cuidados del helecho fuerte
– Riego: durante primavera y verano tienes que regar frecuentemente para que siempre haya humedad pero sin encharcarse. El resto del año riega según necesite para estar húmeda. Necesita humedad ambiental pero no pulverices las hojas con agua ya que podrían estropearse.

– Abono: utiliza un fertilizante mineral durante la fase de crecimiento.

– Plagas y enfermedades: es un helecho muy propenso al ataque de cochinillas y araña roja, así que vigila y no descuides sus cuidados.

– Multiplicación: se hace de forma sencilla por esporas, que están en el envés de las hojas.