Cuidados del jazmín de Madagascar
El Jazmín de Madagascar tiene unas 16 especies que tienen su origen, tal y como indica su nombre, en Madagascar, aunque también en Malasia. Es una planta leñosa trepadora con hojas coriaceas que son brillantes y opuestas que también son pedunculadas y que se agrupan en racimos axilares. Una planta preciosa y llamativa que es perfecta para decorar cualquier ambiente.

Su corola es tubular, está ensanchada en el ápice y se abre en 5 lóbulos por medio de un gineceo que está en su interior. Es una planta que si reúne las condiciones adecuadas puede llegar a alcanzar los 20 metros de longitud. Sus flores son blancas y muy olorosas, y la floración comienza en abril y dura hasta septiembre. Tiene que cultivarse en interiores ya que por sus características no permite el cultivo al aire libre.

Sus cuidados

– Temperatura: lo ideal es que esté durante todo el año a una temperatura que ronde los 18ºC, y nunca puede bajar de los 12 ni subir de los 30.

– Suelo: es imprescindible que tenga un buen drenaje y que la tierra esté formada por 1/4 de estiércol, 1/4 de turba y el resto de tierra de brezo.

– Iluminación: debe estar en una zona muy bien iluminada y, a poder ser, recibir un par de horitas al día de sol directo. Hay que tener mucho cuidado con que los rayos del sol le den mucho ya que podría estropearse, resiste un rato cada día pero no mucho tiempo.

Cuidados del jazmín de Madagascar
– Multiplicación: cuando quieras hacerla ha de ser durante la primavera, y se hace por acodo de las ramas más flexibles.

– Plagas y enfermedades: si prestas atención a todos sus cuidados, conseguirás que ninguna plaga o enfermedad le afecte.