Cuidados del magnolio
Si dispones del espacio suficiente en el exterior de tu hogar, es buena idea que plantes algún árbol, que le otorgará un toque especial a tu jardín, invitando a todos los que lo contemplen a recorrerlo. Además, tener un árbol en el jardín tiene otras ventajas: te proporcionará sombra, aportará color en hojas y flores, dará frutos…

Entre todas las especies que puedes coger para tu jardín que, como imaginarás, son múltiples, hoy queremos aconsejarte el magnolio, uno de los árboles más bonitos gracias a sus grandes y perfumadas flores.

Cuidados del magnolio

Características

El magnolio o magnolia, de la familia Magnoliaceae, proviene de Estados Unidos. Es un árbol de crecimiento lento y puede alcanzar hasta los 30 metros de altura. Como puedes imaginar, existen un montón de variedades, cada uno de ellos con un tipo de hoja y floración. En verano suele dar flores solitarias muy grandes de color blanco o crema que, además, son súper perfumadas. En cuanto a sus hojas, son grandes y perennes, de forma ovalada o elíptica, duras y de color verde intensos.

Cuidados

Si quieres cultivar un magnolio en tu jardín, deberás tener en cuenta diferentes aspectos. En primer lugar, debes saber que este árbol debe situarse en un lugar soleado, con un clima templado y ambiente húmedo, aunque también puede ubicarse en sombra parcial.

Cuidados del magnolio
También es importante que tengas en cuenta que su resistencia al frío es moderda y le afectan mucho las heladas. Por el contrario, prefiere suelos ácidos, ricos en materia orgánica y bien drenados. En cuanto a los riegos, deberán ser regulares durante los primeros años, especialmente en verano. Una de las cosas positivas de esta especie es que no suele verse afectado por ninguna plaga y enfermedad.