Cuidados del rosal en verano
Los rosales son uno de los arbustos más hermosos que podemos plantar en nuestros jardines, y es que sus hermosísimas flores no solamente dan un precioso toque de color a nuestros espacios sino que además son perfectas para aromatizarlo.

Ahora que apenas queda un mes para el inicio del verano todavía estamos a tiempo de empezar con buen pie para mantenerlo bello y vigoroso durante los meses más calurosos del año.

De este modo, por más hermosa que la veas no puedes descuidarte de ella ni por un solo momento. Para ello, en JardinPlantas te hacemos un rápido y ligero repaso de sus cuidados básicos para estos meses.

Lo primero que deberás tener en cuenta es la limpieza de las plantas, por lo que tras la floración de junio es imprescindible que hagas una criba para seleccionar y eliminar las ramas más antiguas. No habrá pérdida, pues solo deberás mirar la parte inferior de la planta y cortar desde la base aquellas ramas que se encuentran más oscuras que el resto.

También las rosas marchitas deberán ser eliminadas si queremos que en su lugar vuelvan a aparecer nuevas flores, y es que aunque generalmente estos arbustos sólo florecen en primavera también existen algunos ejemplares que pueden volver a hacerlo en esta época del año. No seas demasiado brusco con los cortes.

El abono es otra de las tareas básicas de esta época, y de hecho podrás realizarlo justo después de la primera floración primaveral con una capa del mulch orgánico (virutas de madera, aguja de pino, restos de hierba u otro material biodegradable) que servirá para mantener la humedad en la tierra.

A propósito de esto último, durante los calurosos meses de verano se hace imprescindible un riego frecuente con el objetivo de mantener la planta con una buena reserva hídrica.

Por último, aprovecha para prevenir o eliminar enfermedades de las plantas con productos preventivos, fungicidas o insecticidas.