Cuidados especiales de las rosas con calor
Las rosas son una de las plantas y flores que mejor lucen, ya sea en tu jardín o en un jarrón componiendo un ramo precioso. Cuando se trata de primavera, las rosas son las reinas ya que es la mejor etapa del año para su lucimiento y alcanzan una gran belleza, color, aroma y porte. Mucha gente cree que las rosas son plantas muy delicadas y vulnerables, lo que les hace muy difíciles de cuidar, pero nada más lejos de la realidad, con unos sencillos cuidados conseguirás que tus rosas luzcan espectaculares en primavera. Toma nota:

– Un rosal necesita una exposición al sol muy importante, unas 6 horas de luz solar directa, aunque hay alguna variedad que se conforma con un menor tiempo.

– La calidad nutricional del suelo es también muy importante y es común a todos los rosales, así que evita que haya cualquier otra planta o mala hierba creciendo a su alrededor ya que se llevarán todos los nutrientes antes que el rosal. Procura que el nivel de fertilización sea siempre muy rico en el suelo donde crece el rosal y no permitas que haya otro tipo de hierbas cerca.

– El riego de los rosales en primavera es también muy importante, así que no debes descuidarlo, especialmente en época de crecimiento y floración. Aunque en invierno son capaces de vivir con poca agua, en los meses más calurosos como son los de primavera y verano tienes que regarlos generosamente pero teniendo cuidado de no inundarlo.

– Por último, es también muy importante que controles la aparición de manchas o malas hierbas. Si ves que esto sucede, quítalas de inmediato para evitar que se contagie toda la planta. Donde más te suelen aparecer los problemas es en la flor, así que échale un vistazo todos los días para comprobar que todo está bien.