Cuidados del helecho lengua de ciervo
Con nombre oficial Asplenium, el conocido popularmente como helecho lengua de ciervo tiene su origen en Europa, concretamente en los bosques más húmedos de nuestro continente, siendo muy habitual en el norte de España. Sus principales especies son asplenium nidus, asplenium scolopendrium, asplenium flabellifolium y asplenium radicans, y científicamente se le conoce también como Phyllitis scolopendrium.

Recibe muchos nombres vulgares, como culantrillo real de los Pirineos, escolopendra, herbados escaldados, hierba de la sangre, hojas de ciervo, lengua cerval, melsera o yerba del músico. Este helecho tiene un rizoma muy desarrollado y cubierto de escamas, con hojas muy característica de punta aguda, base ancha y color verde brillante. Sus hojas se marchitan antes de que empiecen a brotar las nuevas.

Principales cuidados

– Ubicación: se puede poner tanto en exteriores como en interiores, buscando siempre un lugar donde esté en sombra o semisombra y en el que nunca reciba los rayos del sol de forma directa.

– Suelo: el que mejor le va es uno que tenga algo de cal, que esté bien drenado y que tenga un aporte de humus superficial.

– Riego: hay que aplicarlo a menudo ya que necesita humedad de forma constante. Muy importante tenerlo en cuenta ya que es un ejemplar que no soporta la sequía.

– Poda: no necesita ninguna poda específica, únicamente las que quieras aplicarle cuando haya alguna parte estropeada.

Cuidados del helecho lengua de ciervo
– Abono: tampoco necesita un abono especial.

– Plagas y enfermedades: solo aparecerán si la planta se queda seca, así que con vigilar el riego estará a salvo de este tipo de males.

– Multiplicación: el método más efectivo y recomendado es el que se lleva a cabo por medio de la división de mata.