Si estás buscando una especie o tipo de planta que te ayude a dar colorido a todo tu jardín, la zinnia es una excelente opción para ello. Se trata una planta que es muy fácil de cultivar, que no requiere excesivos cuidados y que es originaria de la zona de México. Aunque florece de una manera espectacular durante los meses de verano, se trata de una especie anual por lo que puedes cultivarla durante el resto del año.

Acto seguido no pierdas detalle ya que te cuento mucho más de esta maravillosa planta y de los cuidados que necesita para que puedes disfrutarla en todo su esplendor ya sea en tu jardín o en la terraza de tu casa.

Consejos para cultivar las zinnias

Las zinnias son plantas que necesitan suelos perfectamente drenados y ricos en nutrientes para que puedan crecer sin problema alguno. A la hora de plantarlas puedes hacerlo en macetas, jardineras o setos. En cuanto a la climatología, las zinnias necesitan la luz del sol para poder crecer y no soportan las temperaturas demasiado bajas por lo que debes tener bastante cuidado durante los meses de invierno.

La mejor época del año para poder plantar la zinnia es durante la primavera. En el caso de hacerlo durante el invierno es esencial sembrar la misma en un invernadero o en el interior para evitar las bajas temperaturas. En relación al riego, las zinnias son unas plantas que requieren agua de manera regular y habitual.

Cuidados y mantenimiento de las zinnias

Para obtener una floración abundante y colorida lo mejor es usar fertilizantes para plantas de flor. No te olvides de eliminar y quitar las flores marchitas para de esta forma conseguir estimular la floración de las zinnias. Durante los meses de verano y de bastante calor es imprescindible el regarlas de una manera habitual pero sin llegar a mojar ni las flores ni las hojas. Aparte de colocarla en lugares soleados, debes tener bastante cuidado con el viento ya que el mismo puede provocar que los tallos se rompan con gran facilidad.

Cuidados de las zinnias

Multiplicación de las zinnias

Es factible el poder multiplicar las zinnias siempre y cuando recojas las semillas de las flores que se caen y se quedan secas. Suelen mantener su poder de germinar durante unos 5 años aproximadamente. Para ello, puedes conservar dichas semillas en un sobre de papel y plantarlas cuando lo consideres necesario. Si decides hacerlo, puedes sembrar desde el mes de febrero hasta el de mayo y a una temperatura de unos 20 grados. Desde la siembra hasta la floración suelen pasar unas doce semanas de tiempo. Si vives en una zona de España bastante fría, es aconsejable el sembrar la zinnia más tarde y evitar de esta forma unas temperaturas demasiado bajas.

Enfermedades y plagas

La zinnia no es planta susceptible de sufrir muchas enfermedades y plagas aunque puede verse afectada por un parásito llamado oidio. Para prevenir dicha enfermedad y evitar que la misma dañe a la zinnia, puedes usar un poco de bicarbonato de sodio mezclado con un poco de agua y de jabón. Con dicho remedio conseguirás eliminar el temido oidio y que las zinnias puedan crecer y desarrollarse sin problemas.

Estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de cuidar y mantener las zinnias. Como has podido ver se trata de una especie que no requiere un mantenimiento muy exigente a la hora de cultivarla. Además de ello se trata de un tipo de planta que te ayudará a dar colorido y alegría a todo tu jardín gracias al florecimiento de sus hermosas y maravillosas flores.