Cuidados del naranjo espinoso
El naranjo espinoso es un árbol que pertenece a la familia de las Rutáceas y al género Poncirus, el cual comprende una sola especie de estos arbustos o árboles de pequeño tamaño. Son originarios de China y Corea, pero con las condiciones ambientales adecuadas y los cuidados correctos, podrá cultivarse en cualquier rincón del mundo. Se le conoce también como naranjo trifoliado, manzana de oro o ponciro.

Es un arbusto que tiene espinas de hasta 7 centímetros de longitud en sus tallos, que son verdes, entrelazados y de hasta 3 metros de alto. No tiene muchas hojas, y las que tiene son brillantes, verdes, coriáceas y con 3 foliolos ovalados. Tiene flores perfumadas, blancas y con unos 5 pétalos, las cuales aparecen antes que las hojas, siempre al principio de primavera. Sus frutos son pequeñas naranjas que no se suelen consumir ya que su sabor es muy agrio.

Cuidados básicos

– Ubicación: se desarrolla perfectamente tanto a pleno sol como en semisombra.

– Temperatura: son muy resistentes en este sentido, especialmente si las temperaturas son muy bajas durante el invierno.

– Suelo: el único requisito es que tiene que estar muy bien drenado, e incluso se puede desarrollar en un suelo pobre.

– Riego: hay que regar una vez a la semana de forma profunda pero sin encharcar para que no se pudra. Cuando haga frío, riega menos ya que el agua durará más tiempo.

Cuidados del naranjo espinoso
– Abono: aplica un fertilizante mineral cada 20 días durante el verano. Cuando llegue el otoño, añade estiércol al abono anual de jardín.

– Poda: si lo vas a utilizar como seto, poda durante el invierno de forma intensa, aunque con eso florecerá menos. En cualquier otro caso, no será necesario podarlo más que cuando haya alguna rama estropeada.

– Multiplicación: se hace mediante esquejes realizados en verano o bien a partir de semillas que se hayan sembrado en primavera.