Cuidados de la palmera de California
La palmera californiana pertenece al género Washingtonia, integrado solo por esta especie y por la palmera mexicana. Las diferencias entre ambas son muy poquitas, siendo la californiana más robusta que la de México. Puede superar los 18 metros de altura y sus hojas se dividen en más de 50 segmentos de hasta dos metros de diámetro.

Los segmentos de las hojas se van deshilachando, y cuando se mueren se quedan colgando en el tronco durante mucho tiempo o bien hasta que las quites. Produce flores muy poco llamativas pero con inflorescencias de hasta 4 metros de largo, y después aparecen sus frutos, que son oscuros y tienen forma ovalada. Se suelen utilizar para decorar paseos o parques, aunque también se pueden tener sin problemas en jardines particulares.

Cuidados básicos

– Ubicación: necesita estar a pleno sol, sin importar cuántas horas reciban al día.

– Temperatura: es muy resistente tanto al frío como al calor, llegando a soportar incluso temperaturas de hasta -8ºC.

– Suelo: lo ideal es poner una mezcla que sea 1/3 de arena y 2/3 de tierra de jardín, así tendrá un buen drenaje.

Cuidados de la palmera de California
– Riego: tiene que ser frecuente pero utilizando poca cantidad de agua durante primavera y verano, vigilando mucho de no encharcar el suelo. El resto del año, riega menos para que no se acumule mucha agua. Es muy resistente a la sequía, así que espera a que se seque totalmente antes de volver a regar.

– Abono: añade un poquito de fertilizante orgánico cuando apliques el abonado anual de jardín.

– Multiplicación: se puede hacer a partir de semillas, pero como el tiempo de germinación es muy largo, la mejor opción es comprar directamente el ejemplar ya desarrollado.