Cuidados de la planta botonera
Se conoce como botonera y pertenece a la familia de las Rhamnaceae y al género Phylica, el cual está compuesto por unas 150 especies de arbustos perennes que tienen su origen en la zona sur de África, aunque con las condiciones adecuadas se pueden plantar en cualquier lugar del mundo. También se conoce como filica, y entre sus especies más conocidas están phylica ericoides, phylica arborea, phylica plumosa o phylica paniculata, entre otras.

Es un arbusto de porte ancho y compacto que puede llegar a medir un metro de altura, con hojas pequeñas pero muy abundantes que brillan en el haz y son blanquecinas en el envés. Producen muchas flores por capítulos, las cuales son pequeñas, blancas y perfumadas en forma de botón. Florecen tanto en otoño como en invierno, así que es una opción ideal para tener un arbusto bonito durante el invierno.

Cuidados básicos

– Ubicación: es ideal para formar rocallas o macizos, especialmente en jardines mediterráneos o costeros, y se pueden cultivar también en terrazas o balcones. Se puede desarrollar perfectamente tanto a pleno solo como en semisombra.

– Temperatura: puede llegar a soportar alguna helada, siempre y cuando sea esporádica y no baje de los -5ºC.

– Suelo: no es muy exigente en este sentido pero sí prefiere que tenga estiércol, arena y un poco de arcilla para poder retener la humedad.

Cuidados de la planta botonera
– Riego: tiene que ser regular pero con poca cantidad de agua ya que es un arbusto muy resistente a la sequía. Espera a que se seque totalmente antes de volver a regar.

– Abono: será suficiente con el abono anual de jardín, siempre y cuando sea a base de estiércol.

– Poda: lo ideal es hacerla de forma intensa en primavera y otra que sea más ligera cuando comience el verano.

– Plagas y enfermedades: sufrirá ataques de hongos o insectos si tiene demasiada humedad.

– Multiplicación: el mejor método es hacerlo por esquejes realizados en verano o en otoño, teniéndolos siempre protegidos del frío.