Cuidados de la planta caladio
El caladio es una planta que pertenece a la familia de las Aráceas y que tiene su origen en las selvas vírgenes de la región amazónica, aunque con las condiciones adecuadas se puede cultivar en cualquier lugar del mundo. Es conocida también por nombres como manto de la reina o capotillo, sus especies más comunes son la bicolor, pictaratum o candidum.

Es una planta tuberosa con hojas en forma de flecha y cuyas tonalidades pueden ser en rosa, blanco, rojo o verde. Si tienes un invernadero es una de las mejores plantas que podrás cultivar ya que se desarrollan perfectamente a cubierto. Sus cuidados no son muy complicados para los que tienen muchos conocimientos en jardinería, y para los novatos pueden costar al principio pero merece la pena intentarlo.

Principales cuidados

– Iluminación: necesita mucha luz pero nunca recibiendo los rayos del sol de forma directa ya que podrían quemarse las hojas.

– Temperaturas: no es muy exigente en este sentido, únicamente hay que tener en cuenta que las temperaturas muy altas le pueden afectar, así que en verano la puedes tener en interiores si es que la tienes el resto del año en exteriores.

– Riego: tiene que ser abundante y conseguir que la humedad ambiental sea también elevada. A partir de septiembre ve reduciendo los riegos, y no pulverices las hojas ya que podrían estropearse. Calcula el agua que necesita en cada momento esperando a que se seque entre riego y riego.

Cuidados de la planta caladio
– Sustrato: debes conseguir una mezcla de 2/3 de tierra de brezo y 1/3 de turba, añadiendo un poco de arena.

– Abono: en la fase de crecimiento añade fertilizante mineral al agua del riego cada 15 días.

– Multiplicación: se hace por separación de los tubérculos secundarios, pero no se deben separar hasta que estén desarrollados.