Cuidados de la planta canastillo de oro
La conocida como planta canastilla de oro pertenece a la familia de las Crucíferas y al género Aurinia, el cual tiene casi 20 especies. Es una planta herbácea que tiene su origen en el centro y sur de Europa y en otras zonas europeas como Turquía y Rusia. También se conoce por otros nombres vulgares, como alisón o cestillo de oro, y las especies más conocidas con aurinia saxatilis, aurinia rupestris, aurinia corymbosa o aurinia sinuata.

Es una planta vivaz que tiene forma de mata y que no supera los 30 centímetros de alto, con hojas alternas de un color gris ceniza muy atractivo. Produce muchas flores, todas perfumadas y en espigas terminales con un color amarillo brillante precioso. Siempre florece en primavera, aunque algunas especies pueden hacerlo de nuevo cuando finaliza el verano.

Cuidados básicos

– Ubicación: necesita estar en un lugar a pleno sol, sin importar que sean demasiadas horas ya que le beneficia mucho.

– Temperatura: lo ideal es que sean temperaturas templadas, pudiendo soportar alguna helada si es esporádica y de baja intensidad.

– Suelo: el perfecto para su mejor desarrollo es uno que esté bien drenado, seco y de textura media.

– Trasplante: tanto el trasplante como la plantación definitiva se recomienda que sea en primavera o en otoño.

– Riego: debe ser moderado durante el verano y casi inexistente el resto del año, ya que con la lluvia suele ser suficiente para su desarrollo en esa época del año. Es una planta muy resistente a la sequía, así que es mejor esperar a que se seque totalmente antes de volver a regar para que no haya riesgo a que se encharque.

Cuidados de la planta canastillo de oro
– Abono: que sea con estiércol antes de plantarla en su lugar definitivo, y durante la primavera aplica un fertilizante mineral cada 15 días.

– Poda: conviene hacerla tras la floración, eliminando todas las partes marchitas que haya.

– Plagas y enfermedades: si te pasas con el riego y tiene demasiada agua, puede ser atacada con facilidad por hongos como el oidio.

– Multiplicación: lo más recomendable es que sea por semillas sembradas en primavera o bien mediante esquejes cuando empieza el verano.