Cuidados de la planta dietes
La conocida como planta dietes pertenece a la familia de las Iridaceae y al género Dietes, el cual está compuesto por 6 especies de plantas rizomatosas y perennes que tienen su origen en Sudáfrica. Las especies más conocidas son dietes iridioides, dietes bicolor, dietes robinsoniana y dietes grandiflora, y suelen utilizarse como ejemplares aislados aunque también se pueden cultivar en macetas, tanto en exteriores como en interiores.

Es una planta herbácea cuyas hojas son en forma de cinta, de color verde claro y que pueden alcanzar casi un metro de altura. Sus flores son muy atractivas y duran muy poco, pero por suerte salen continuamente. Son de color amarillo pero en una tonalidad muy pálida, teniendo también manchas oscuras muy particulares. Florece en primavera y verano pero también puede hacerlo el resto del año, aunque será con menos intensidad.

Cuidados básicos

– Ubicación: necesita estar en un lugar a pleno sol, aunque puede desarrollarse bien en zonas de semisombra.

– Temperatura: si la planta está en zonas de clima mediterráneo o subtropical puede tolerar el frío, pero no las heladas continuadas ni extremas.

– Suelo: tiene que estar muy bien drenado y tener materia orgánica. Además, la tierra de jardín debe ser de buena calidad y mezclarse con arena y mantillo de hojas, el cual puedes sustituir por humus.

Cuidados de la planta dietes
– Riego: es muy importante que no se acumule mucha agua ya que le perjudicaría muchísimo, siendo suficiente un vaso de agua por semana, y esperando siempre a que se seque bien la tierra entre riego y riego. Es muy resistente a la sequía, así que mejor esperar a que se seque totalmente para no arriesgarte a que se encharque.

– Abono: antes de la plantación deberás abonar con humus, y durante la floración aplicar un pertilizante mineral para bulbosas cada 15 días.

– Plagas y enfermedades: es muy resistente a ambas cosas, así que salvo que te excedas con el riego o no la cuides, no habrá problema.

– Multiplicación: puede ser a partir de semillas sembradas en primavera u otoño o bien por división de rizomas después de la floración.