Cuidados de la planta lágrimas de reina
La conocida como lágrimas de reina es un planta que pertenece a la familia de las Bromeliaceae y al género Billbergia, el cual está compuesto por unas 60 especies de bromelias que tiene su origen en Centroaméria, México y Brasil. Recibe también los nombres de avena de salón o bilbergia, y es una planta terrestre con hojas estrechas que tienen color verde oliva y brillos plateados.

La máxima altura que puede alcanzar son 50 centímetros, y tiene flores en racimos colgantes que son pequeñas y de color verde amarillento, aunque con los bordes azules. Florece durante el verano, y lo hace incluso en el caso de que aún sea una planta joven. Su cultivo es muy sencillo así que suele utilizarse mucho como planta de interior, y si el clima es bueno también vale para cubrir diversas zonas en el jardín.

Cuidados básicos

– Ubicación: necesita estar en un lugar muy bien iluminado pero en el que no reciba los rayos del sol de forma directa.

– Temperatura: el único requisito que tiene en este sentido es que no puede estar nunca por debajo de los 10ºC ya que se estropearía.

– Humedad: es importante que tenga una alta humedad ambiental, la cual puedes conseguir pulverizando la planta con agua sin cal o poniendo debajo de la maceta un plato con piedras mojadas.

– Suelo: el más adecuado es uno que lleve tierra de jardín con algo de turba y mantillo de hojas, y sería perfecto si fuera un poco ácido y fibroso.

– Riego: tiene que ser regular, siempre con agua sin cal. Riega durante la primavera y el verano para que la tierra esté siempre un poquito húmeda, pero en otoño-invierno espera a que se seque antes de ponerle más agua.

Cuidados de la planta lágrimas de reina
– Abono: utiliza un fertilizante mineral cada 15 días, pero solo durante la primavera y el verano.

– Plagas y enfermedades: son muy resistentes en este sentido, únicamente pueden aparecer pulgones y cochinillas si hace mucho frío o la humedad ambiental es muy baja.

– Multiplicación: se puede hacer por semillas pero es más fácil hacerla a partir de los hijuelos que la propia planta produce, siendo la época ideal para hacerlo mediados de primavera.