Cuidados de la planta michay
La conocida popularmente como planta michay pertenece a la familia de las Berberidáceas y al género Berberis, el cual está compuesto por más de 450 especies de arbustos. También se conoce por otros nombres vulgares, como michai o mechay. Es un arbusto perenne muy ramificado que puede llegar a medir hasta 3 metros de altura y que se suele utilizar para formar setos o grupos en el jardín.

Tiene hojas coriáceas, alternas, de borde espinoso y con forma oblonga, además de flores amarillas muy vistosas que aparecen en racimos colgantes. Florece durante la primavera, y según la especie también puede hacerlo en otoño. También produce frutos, que son de color negro azulado y comestibles.

Principales cuidados

– Ubicación: tiene que estar a pleno sol, aunque también puede vivir en zonas de semisombra.

– Temperatura: es muy resistente en este sentido, e incluso puede soportar heladas siempre y cuando no sean muy continuas.

– Suelo: le va muy bien el suelo fresco, ya sea calcáreo o ácido, e incluso puede prosperar bien en tierra arcillosa.

– Riego: debe ser moderado en verano y escaso el resto del año, dejando que se seque hasta volver a regar. Es muy resistente a la sequía, así que mejor eso que el exceso de agua.

– Abono: le basta con que apliques fertilizante orgánico una vez al año, al mismo tiempo que el abono anual de jardín.

Cuidados de la planta michay
– Poda: será necesaria solo para controlar su crecimiento y eliminar ramas y hojas viejas o estropeadas.

– Plagas y enfermedades: es muy resistente a ellas, así que salvo que te descuides mucho, no aparecerá ninguna.

– Multiplicación: la mejor opción es hacerlo por esquejes realizados en primavera u otoño, ya que hacerlo por semillas suele ser un proceso bastante lento.