Cuidados de la planta sombrerera
La conocida como planta sombrerera pertenece a la familia de las Compuestas y al género Petasites, que abarca unas 15 especies de plantas que tienen su origen en Norteamérica, Europa y Asia. Algunas de sus especies más conocidas con Petaistes fragans, petasites albus, petasites spurius o petasites japonicus, y la mencionada sombrerera se conoce también como heliotropo de invierno, sombrererable, pata de caballo o uña del diablo.

Es una planta rastrera o cubridora que puede alcanzar los 30 centímetros de alto, teniendo grandes hojas pilosas que en el envés tienen peciolos y forma de riñón. Sus flores huelen a vainilla, son blancas o rosadas y se suelen presentar antes de que aparezcan las hojas nuevas, floreciendo siempre durante el invierno. Es ideal para cubrir espacios en terrazas, patios o jardines, y tiene también propiedades medicinales.

Cuidados básicos

– Ubicación: crece de forma rápida tanto en zonas de semisombra como al sol, incluso si le llega de forma directa.

– Temperatura: no tiene ningún requisito en este sentido, siendo además muy resistente a las heladas, así que es perfecta si vives en una zona fría.

– Suelo: será suficiente con formarlo con tierra normal de jardín. La plantación en su lugar definitivo deberás hacerla en invierno o cuando comience la primavera.

Cuidados de la planta sombrerera
– Riego: tienen que ser moderados ya que es una planta muy sensible al exceso de humedad, con lo que debes esperar siempre a que se seque para volver a regar.

– Abono: le llega con el abonado anual que pongas en el jardín, no necesita ninguno adicional.

– Poda: no la necesita, únicamente deberás vigilar si crece demasiado a alguna zona que pueda molestar o que no te guste que se vea “invadida” por la planta.

– Plagas: es una planta que se puede ver atacada por caracoles y babosas que devorarán sus hojas, así que vigila mucho este aspecto.

– Multiplicación: se puede hacer de forma sencilla por división de la planta en el mismo momento de la plantación.