Cómo cuidar la orquídea mariposa
La Phalaenopsis u orquídea mariposa tiene fama de ser una planta que exige una serie de cuidados para un buen desarrollo de la misma. El nombre de orquídea mariposa se debe a que las flores recuerdan a las alas de una mariposa y con unos colores realmente maravillosos.

Si quieres disfrutar de este tipo de planta en el jardín o en la terraza de tu casa, no pierdas detalle y toma buena nota de cómo cuidarla para conseguir un desarrollo de la misma totalmente óptimo. Si sigues todos estos cuidados podrás disfrutar de esta planta sin problema alguno.

Sustrato

En relación con el tipo de sustrato, la Phalaenopsis no necesitan demasiada humedad en el mismo a la hora de poder crecer por lo que el sustrato usado debe servir únicamente como base para que puedan sustentarse las propias raíces. Lo más aconsejable para ello es acudir a una tienda especializada y comprar un sustrato específico para las orquídeas.

Temperatura

La orquídea mariposa es originaria de las zonas tropicales por lo que se trata de una planta que puede crecer perfectamente en el interior de la casa. No soportan ni las bajas temperaturas ni el sol directo por lo que debes tenerla cerca de una ventana con bastante claridad. Con esta serie de cuidados en lo que a la temperatura se refiere, no tendrás problemas para obtener una maravillosa floración.

Riego

El riego es uno de los mayores problemas que suelen tener muchas personas en relación con determinados tipos de plantas. A la hora de regar la orquídea mariposa lo mejor es hacerlo por la técnica de la inmersión. Para ello debes sumergir el tiesto en un recipiente con agua durante un par de minutos. Una vez observes que las raíces están perfectamente hidratadas, debes escurrir el agua sobrante para evitar que la planta enferme. También puedes optar por pulverizar las hojas y el tallo pero nunca las flores. En cuanto a la frecuencia de riego lo normal es hacerlo un par de veces a la semana durante el verano y cada 10 días en los meses de invierno. De todas formas, es aconsejable el cerciorarse de que la tierra está totalmente seca antes de volver a regarla.

Abono

Además de añadir agua al sustrato de la forma correcta, es bastante aconsejable el aplicar un poco de fertilizante rico en una serie de minerales para conseguir un buen desarrollo de la orquídea mariposa. El fertilizante debes añadirlo cada mes para conseguir que la planta pueda florecer sin problema alguno durante los meses de la primavera.

Poda

Las flores de la orquídea mariposa se caracterizan porque suelen durar de dos a tres meses por lo que son bastante duraderas. Si quieres que la siguiente floración sea igual que la primera debes cortar los tallos de las flores. De esta manera conseguirás que la próxima vez las flores sean mucho más grandes y espectaculares. Esta actividad es bastante importante el realizarla ya que la floración de la orquídea mariposa es uno de sus puntos fuertes y ayudará a darle colorido a todo tu jardín. En el caso de no hacer tal poda, la orquídea mariposa tendrá una floración más pobre que en el caso de podarla.

Espero que hayas tomado muy buena nota de todos estos consejos y cuidados y puedas disfrutar de esta maravillosa planta cuando tú quieras. Aunque es verdad que requiere muchos más cuidados y atención para un buen desarrollo que otro tipo de plantas menos exigentes, merece la pena el poder cultivar dicha planta ya que su floración final es maravillosa y le dará bastante colorido a toda tu casa.