Cuidar las herramientas del jardín
Todo amante de la jardinería posee un buen kit de herramientas imprescindibles para llevar a cabo las tareas de mantenimiento de cada uno de sus ejemplares en el jardín o la terraza.

Sin embargo, no solamente cuenta qué tenemos sino cómo lo tenemos, por lo que aprender a cuidar cada una de nuestras herramientas es muy importante en tanto que afectará también de manera directa al cuidado de nuestras plantas.

Tranquilo, porque para que las conserves a la perfección y listas para utilizar aquí te dejamos algunos buenos trucos, ¡no te los pierdas!

Para empezar debes tomar la costumbre de limpiarlas cada vez que las utilices, eliminando de su superficie cualquier resto de tierra, plantas o suciedad. Asegúrate también de guardarlas bien secas.

En el caso de que tus herramientas se hayan oxidado debes limpiarlas con mucho cuidado y delicadeza (para no herirte) con un trapo con kerosene o aceite para máquinas.

Se dice también que un buen truco casero es fundir resina con manteca de cerdo, calentarla ligeramente y untarla sobre las superficies metálicas. Si utilizas esta técnica deja actuar la solución como mínimo unas cuantas horas (a partir de 5 o 6).

Tranquilo, porque lejos de tanta complicación las herramientas de plástico o de resina pueden ser lavadas con agua y jabón, eso sí, sin olvidar secarlas bien antes de guardarlas (como las anteriores).

Aunque no lo parezca otros utensilios plásticos y flexibles como las mangueras, por ejemplo, también necesitan ser cuidados con una atención especial: Aléjalas del sol directo siempre que puedas, guárdalas siempre bien enrolladas y protégelas del frío del invierno con una funda de plástico. Se dice, incluso, que untar estos utensilios con glicerina ayudará a que se mantengan en mejor estado mientras las tenemos guardadas.