Cuidar las plantas cuando estamos fuera
Los amantes de la jardinería pasan el año cuidando a sus ejemplares como si de sus mismos pequeños se tratase, no solamente proporcionándoles lo que necesitan para desarrollarse de la mejor manera sino también prestando especial atención a su proceso de crecimiento y a su desarrollo.

Sin embargo, llegan las deseadas vacaciones y las plantas no son motivo suficiente para mantenernos encerrados entre las cuatro paredes de casa, por lo que las plantas pueden quedar desprotegidas y completamente olvidadas.

Si no quieres que esto ocurra pero tampoco tienes la posibilidad de que nadie se encargue de ellas en tu ausencia echa un vistazo a lo que te contamos.

Para empezar debes saber que hay algunos hábitos completamente erróneos que no debes cometer como excederte en el riego antes de irte o dejar mucha agua en los platos inferiores de los ejemplares, pues lo único que conseguirías es que se encharcasen y ahogasen sus raíces.

La primera de las opciones alternativas y efectivas es mantener un riego por capilaridad, que consiste en cortar un trozo de cuerda de algodón trenzado con el fin de que haga de nexo de unión entre la planta y un barreño de agua que será el encargado de que la planta se autohidrate cada vez que lo necesite.

Puedes complementar esto manteniendo la humedad en la tierra de las plantas puedes hacerte con varias estacas de bambú y sujetarlas al borde del tiesto. Luego cubre la superficie inferior con una tela de politileno y problema solucionado.

Estas no son técnicas seguras al 100% en cada una de tus plantas sino que el proceso y los resultados pueden variar, por lo que no puedes confiar del todo en ellos si bien son la única opción posible de que se mantengan en su estado de salud habitual.

Y tú, ¿conoces alguna otra técnica?