cuidar-muebles-1

Los muebles ayudan a disfrutar del jardín. Aunque el desembolso económico al comprarlos varía en función de la calidad y el material que se elija, nuestro objetivo debe ser rentabilizarlos el máximo tiempo posible. Para ello hay que protegerlos en lo posible de la intemperie, limpiarlos y repararlos cuando sea necesario.

Dedicar un tiempo mínimo de forma regular ayudar a ahorrar mucho esfuerzo y dinero a largo plazo. Algunas tareas requieren de más tiempo y deben ser realizadas en un momento determinado, como a la salida del invierno, cuando después de unos meses sin uso los volvemos a instalar en el exterior. Dependiendo del material de fabricación tendremos diferentes trabajos que hacer.

Para los muebles de teca tan solo usaremos agua, jabón y aceite. Es una madera resistente ( y cara) que se puede dejar a la intemperie sin miedo. Lo que ocurre es que con el paso del tiempo se oscurecen y hay que usar aceite de teca para devolverles su color original. Antes de sacarlos en primavera lavaremos con agua y jabón, dejaremos que se seque y después se le aplica el aceite. Durante el resto de la temporada cálida los mojaremos con un trapo húmedo para que el sol fuerte no mate el color demasiado y antes de volver a guardarlos repetiremos el proceso de lavado y aplicación del aceite de teca.

cuidar-muebles-2

Otras maderas más blandas y que no están tratadas nos exigirán más mantenimiento. Usaremos un conservante dos veces al año o bien un barniz o pintura especiales para exteriores. Si vivimos en una zona donde ataque la carcoma daremos tratamientos para evitarlas. Cuando no podamos tener nuestros muebles a cubierto durante las lluvias es aconsejable cubrirlos con un plástico y montarlos sobre ladrillos para que la humedad no haga estragos.

cuidar-muebles-3

Aquellos fabricados en otro tipo de fibras naturales necesitan el mismo mantenimiento que los de madera blanda pero la protección ante la lluvia es fundamental. Estas fibras se degradan con facilidad por lo que conviene comprobar las uniones de los materiales y encolarlos si es preciso cada cierto tiempo. Además, para evitar problemas mayores, se recomienda afianzarlos por debajo con listones y usar cojines para que el peso se distribuya mejor. Su limpieza se hace con agua y jabón, ayudados de un cepillo blando.

cuidar-muebles-4

Los muebles de hierro tienden a oxidarse en el exterior. Para evitarlo intentaremos mantenerlos en interiores secos cuando llueva, además de aplicar algún antioxidante. En caso de que ya tenga oxido hay que raspar con un cepillo de alambre la zona, limpiar el polvo resultante y aplicar una capa de minio. A continuación podemos darle el color que queramos con una pintura para exterior especial para el hierro.

cuidar-muebles-5

Si hemos decidido comprar muebles de resina sintética no tendremos que gastar mucho tiempo ni dinero en su acondicionamiento. Basta con pasarles una esponja o trapo húmedo con algo de jabón. En el exterior pueden pasar todo el año, si bien se degradan cuando el sol es demasiado prolongado e intensa. Usando fundas apropiadas evitaremos que se manchen con facilidad y no habrá que quitar el polvo acumulado.

cuidar-muebles-6