Cómo cuidar un palo de agua
El palo de agua es una planta de interior bastante popular que suele estar decorando los salones de muchas de las casas de este país.

Si estás buscando una planta para el interior de tu casa y no sabes cual elegir, no dudes en hacerte con un palo de agua ya que son muy fáciles de cuidar y dan un toque decorativo bastante natural a toda el hogar.

Características del palo de agua

El palo de agua es una planta de origen tropical que se suele ubicar en el interior de la casa aunque también puede tenerse en el exterior. Se le suele conocer también con el nombre de tronco de Brasil y se trata de una planta perenne con unas hojas bastante largas y que cuentan con una pequeña franja amarilla en el medio de las mismas. Otro aspecto a destacar del palo de agua es un tronco bastante grueso y con anillos. No se trata de un planta que suele florecer aunque en algunas ocasiones este hecho ocurre y las flores suelen desprender un aroma maravilloso que extienden por todo el ambiente de la casa. La floración se produce dos veces en la vida de dicha planta por lo que como ya he comentado antes, se trata de un hecho excepcional y que rara vez ocurre. Si la planta recibe los mejores cuidados, puedes disfrutar de dicho proceso de floración tan excepcional.

Cómo cuidar un palo de agua

Cuidados del palo de agua

Como ya te he comentado antes, el palo de agua es una planta de interior por lo que debes tener mucho cuidado con los rayos del sol, ya que los mismos podrían terminar quemando la planta y dañarla seriamente. Lo más aconsejable es situar el palo de agua en una zona de la casa en la que haya bastante luz natural. En cuanto a la temperatura ideal lo mejor es que la estancia en cuestión se encuentre a unos 20 grados. Si las temperaturas son demasiado bajas, el palo de agua deja de desarrollarse y las hojas se terminan por caer. Al tratarse de una planta tropical, necesita un ambiente húmedo para que pueda crecer sin problemas.

En relación con el riego, el palo de agua no necesita mucha agua aunque el sustrato debe permanecer en todo momento húmedo. Lo normal es regarla un par de veces por semana. Si notas que las hojas se oscurecen y se empiezan a caer, es probable que la planta necesite algo de agua. Por otra parte, el exceso de riego puede provocar que la planta pueda sufrir alguna que otra enfermedad. El palo de agua es una planta que puedes reproducir por esquejes o a través del propio tronco. Si decides reproducir dicha planta, la mejor época para hacerlo suele ser durante la primavera o el otoño. Los expertos en jardinería aconsejan el trasplantar dicha planta cada par de años para que pueda crecer sin problemas. No te olvides tampoco de añadir un poco de fertilizante a la planta para que puede recibir una serie de nutrientes esenciales y pueda crecer en perfecto estado. Puedes comprar este fertilizante ecológico Semillas Battle y añadirlo a tu planta.

Estos son los cuidados que debes tener en cuenta en todo momento a la hora de tener un palo de agua en tu hogar. Como has podido ver, son cuidados sencillos que puedes realizar sin problemas. Si lo sigues podrás disfrutar al máximo de esta maravillosa planta que le dará un toque decorativo bastante interesante al interior de tu casa. Si estás buscando una planta interior no busques más ya que el palo de agua es ideal para ello.