Cómo cultivar ajo en tu balcón
El ajo es un alimento que todos usamos en la cocina casi a diario y no necesita mucho espacio para crecer, tampoco necesita que estés cuidándolo exhaustivamente, por lo que es perfecto para cultivar en tu hogar y tenerlo siempre a mano, aunque tengas un pequeño balcón.

El ajo crece por dientes que son secciones de un bulbo más grande. Puedes plantar los dientes en maceta justo ahora, a finales de otoño y verás cómo crecerán para el siguiente verano. El ajo requiere poco cuidado, sólo un riego regular para que las plantas puedan crecer, y además, es una planta que apenas sufre plagas o enfermedades, ¡es ideal para plantar en casa!

Prepara la tierra

Si quieres plantar ajos en tu balcón, primero deberás buscar un lugar dónde plantarlo y que tengas espacio para poder guardarlo y que puedas regar fácilmente. Asegúrate que consigues buena tierra con cal y fertilizante y que el fondo de la maceta tiene agujeros para que drene el agua.

Siembra los dientes de ajo en la maceta

Coge la cabeza (o bulbo) de un ajo y separa los dientes. Deja la piel alrededor de cada diente (no los peles). Usa los dientes más grandes para sembrarlos. Empuja los dientes de ajo en el suelo de la tierra de la maceta con los extremos puntiagudos hacia arriba hasta que quede bien profundo en la tierra. Planta por lo menos seis dientes de ajo en una buena maceta, y deja bastante espacio entre un diente de ajo y otro.

Cómo cultivar ajo en tu balcón

Busca un buen lugar para la maceta

Es necesario que busques un lugar adecuado para poner la maceta, deberás encontrar un sitio que reciba por lo menos seis horas de luz solar, y si puede ser que haya sol durante todo el día, ¡mucho mejor! Deberás regar la maceta siempre que la toques y la notes seca, pero recuerda de no pasarte para no ahogar las raíces. Permite que el exceso de agua se drene por debajo de la maceta.

Protege en invierno

Es necesario que tengas en cuenta que cuando llegue el invierno deberás proteger las macetas, sobre todo si el suelo se congela. Si se congela la tierra no lo riegues hasta que se descongele y después reanuda el riego regular.

Después cuando llegue el verano sólo tendrás que proporcionar agua suficiente como para que la tierra no se seque por completo.

¿Te animas a plantas ajos para poder tenerlos siempre a mano?