Cultivar ajos en macetas
¿Te gustaría cultivar tus propios ajos pero no tienes suelo donde hacerlo? Pues no te preocupes: ¡existe una solución! Y esa que de la misma forma que se pueden cultivar diferentes frutas y hortalizas en macetas, tampoco los ajos necesitan mucho espacio para desarrollarse y no son exigentes en cuanto al tipo de suelo.

Así que si no tienes un jardín o un espacio con tierra, pero te gustaría consumir tus propios productos orgánicos, hierbas y especias, échale un vistazo a los consejos que vamos a darte a continuación sobre cómo cultivar ajos en macetas. Dentro de poco podrás utilizarlos en la preparación de tus comidas.

Elección maceta

Una vez hayas escogido el tipo de ajo que vas a plantar, deberás elegir el tipo de contenedor que vas a utilizar, teniendo en cuenta que las raíces de esta planta son profundas, por lo que necesitarás un recipiente de, al menos, 20 centímetros de profundidad. También es importante que escojas macetas con un drenaje de agua en la parte inferior para que pueda eliminar el líquido sobrante, ya que esta planta es propensa a desarrollar enfermedades y hongos en las raíces por el exceso de agua.

Cultivar ajos en macetas

Cómo sembrar

Una vez hayas seleccionado el tipo de ajo que vas a plantar y la maceta dónde vas a hacerlo, podrás ponerte manos a la obra con la siembra. Para ello deberás separar los dientes del ajo escogido dejando la cáscara que lo envuelve intacto, mientras llenas con tierra el contendor, dejando al menos un centímetro antes del borde.

Después deberás colocar los dientes de ajo en la maceta, enterrándolos por lo menos a 10 centímetros de profundidad y con la parte puntiaguda boca arriba. Si colocas más de un diente de ajo, deberán estar a una distancia entre 8 y 10 centímetros. Para finalizar, coloca el recipiente en un lugar soleado para que el sol le dé al menos 8 horas al día.