Cultivar bambú
Cultivar bambú está muy de moda hoy en día, no sólo lo podemos ver en los jardines japoneses. Si quieres hacerlo tú también, conviene que tengas en cuenta una serie de aspectos importantes que tienen que ver con los siguientes factores:

Suelo

Un suelo bien aireado y poco ácido hará que el bambú pueda crecer en mejores condiciones. Tiene que drenar rápidamente y al mismo tiempo tiene que retener la humedad. No es bueno tener un suelo empapado, pues eso impedirá que el aire llegue hasta las raíces. Si el suelo que tienes es arcilloso, tendrás que añadir arena o algún material orgánico. Para que las raíces tengan el espacio suficiente para expandirse, se deberá cultivar a unos 5 o 6 metros de profundidad.

Fertilizantes y abonos

Es muy bueno colocar mantillo alrededor de la planta de bambú para que actúe como capa aisladora. Es bueno que el nivel de humedad sea importante, tanto para evitar sustos ante heladas, como para el caso contrario, cuando hace mucho calor. El mantillo será crucial en la aportación de nutrientes.

La mejor etapa para abonar es cuando los nuevos brotes se están formando debajo de la tierra. Todo ello también depende del clima, lógicamente. Normalmente se suele hacer de febrero a abril.

Temperatura y luz

Esto depende de la especie de bambú. La mayoría prefieren sombra aunque no siempre es así. Las especies tropicales prefieren más el sol, aunque siempre hay que tener en cuenta que necesitan más riego.

Riego

Con una vez a la semana puede ser suficiente. Como hemos dicho en el apartado anterior, a mayor calor mayor tiene que ser la frecuencia del riego. La tierra siempre tiene que estar húmeda, lo que nos permitirá a la vez mantenerla alejada de los insectos.

Poda

Las partes secas o muertas del bambú se tienen que podar para que pueda aprovechar mejor los nutrientes que harán que crezcan los tallos nuevos. Esto también favorecerá la penetración del sol, lo que puede hacer que surjan nuevos brotes.