Cultivar berros
Siempre me gusta darte varios consejos de jardinería para que puedas tener tu jardín, tus plantas o tu huerto en las mejores condiciones. Además, una de las cosas que más me gusta es contarte cómo se cultivan determinadas cosas para que puedas sacarle el máximo provecho a cualquier superficie o terreno que tengas para plantar o cultivar.

Hoy me gustaría centrarme en el cultivo de los berros, así que toma nota de lo que debes hacer para conseguir buenas cosechas:

– En primer lugar, decirte que los berros es una planta que mide entre 10 y 50 centímetros y que tiene hojas ovaladas y alargadas. Su fruto es largo y delgado y las semillas se pueden utilizar como condimento. Son muy buenos como antioxidantes y se pueden utilizar como guarnición.

Suelo: Tiene que tener por lo menos 8 centímetros de barro arenoso y que sea rico en humus.

Siembra: Tienes que plantar los esquejes de unos 10-20 cm en hileras con una separación de unos 10 cm entre cada una de ellas. Si lo plantas por semillas debes hacerlo en macetas que deben estar siempre húmedas. La siembra puede hacerse durante todo el año y crecen muy rápidamente.

Temperaturas: Soportan toda clase de temperaturas pero si hay heladas debes protegerlos con bolsas de plástico para que no se echen a perder.

Riego: En invierno tienen que estar siempre cubiertos de agua, algo que puedes conseguir poniendo algunos ladrillos sobre los tallos.

Recolección: La mejor época para hacerla es entre el otoño y el invierno, preferiblemente éste último aunque puedes cosecharlos en cualquier época del año siempre que la planta esté fresca.

– Por último, decirte que cuanto más joven y tierna es la planta de los berros mayor valor culinario tiene.