Cultivar brezo
El brezo es un precioso arbusto ornamental de la familia de las ericáceas; característico por unas formas compactas que ofrecen ejemplares de ramas erguidas y preciosas florecillas de color violeta o blanco, estos ejemplares procedentes de Europa, América y del norte de África pueden llegar a alcanzar los 50 cm de altura.

Ideal tanto para espacios interiores como para exteriores, esta planta conocida científicamente como Erica Persoluta o Calluna Vulgaris tiene un cultivo tan sencillo que resulta fácil de cultivar hasta por los más torpes en jardinería…

¿Quieres conocer las claves de cultivo? Presta atención y sigue los consejos que te dejamos a continuación.

El brezo debe desarrollarse en espacios soleados y algo áridos, lo que significa que esta especie no necesitará un riego demasiado continuo ni abundante: aunque necesita estar en una tierra constantemente húmeda (especialmente en época de crecimiento), esta planta solo requiere un riego ocasional con agua sin cal siempre y cuando no se acerquen heladas. Compruébalo tú mismo introduciendo el dedo en la tierra.

Cultivar brezo
A propósito de la tierra, aunque ya hemos dicho que no es demasiado complicada no estaría de más que garantizases un pH ácido, compuesto por turba y arena así como que le añadieses un poco de abono orgánico en el comienzo y fin de la época de crecimiento (inicio de primavera y final de verano).

Como decíamos antes esta planta puede cultivarse en el exterior sin problemas pero también en el interior del hogar. Sin embargo, cuando los tenemos en casa debemos procurar no ubicarlos cerca del calor de los calefactores y utilizar para ellos grandes macetas con buen drenaje (con agujeros en el fondo) para que puedan desarrollarse en las mejores condiciones posibles.

Si en algún momento te cansas de tener este ejemplar en casa también puedes trasplantarlo al jardín sin dificultades.