Cultivar calabacín en maceta
Eso de que tener un huerto en casa es una posibilidad solo para aquellos que poseen grandes jardines es una idea que queda relegada al pasado, y es que cada día son más las personas que se suman al cultivo casero de algunos alimentos en sus balcones e incluso en sus pequeñas ventanas.

Ya hemos visto cómo la zanahoria, los tomatitos cherry o la lechuga pueden ser plantadas en pequeñas macetas en el balcón, y hoy queremos completar tu sana dieta dándote algunos consejos para cultivar tu propio calabacín.

Lo único que necesitarás es una maceta flexible, algunas semillas de la planta… ¡Y muchas ganas de trabajar su cultivo!

Sigue esta fácil y rápida guía paso a paso:

1. Llena una maceta con tierra y fertilizante (el humus de lombriz le va muy bien) y planta en ella un máximo de dos semillas a una profundidad de 2 o 3 centímetros.

2. Colócala en un lugar bien iluminado donde reciba abundante luz solar, pues resulta fundamental para el correcto desarrollo de la planta.

Cultivar calabacín en maceta
3. Riega a diario manteniendo siempre el sustrato húmedo hasta que notes que empiezan a crecer las primeras hojas, que suele ser de cinco a diez días después de la plantación. A partir de entonces sigue regando para mantener la humedad en la tierra.

4. En este momento debes trasplantar a una maceta más grande de unos 40 cm de diámetro para permitir que los calabacines puedan desarrollarse en un espacio suficiente (esto suele ser unos 30 días después de la plantación). Recuerda que debes volver a abonar la tierra y rellenar el fondo de la maceta o jardinera con bolitas de arcilla.

5. La recolección suele llevarse a cabo unos 90 días de la plantación, cuando los frutos de la planta todavía no se encuentran del todo maduros.

Ten en cuenta también que además de la exposición solar el calabacín necesita desarrollarse a una temperatura de entre 20 y 30º dependiendo del momento de crecimiento en el que se encuentre.