Cultivar caña de azúcar
Sigo con mis consejitos para que puedas cultivar diferentes cosas en tu huerto, especialmente todas aquellas que te sirven para utilizar en la cocina como condimentos, como guarnición, como plato principal o como postre. Hoy te quiero hablar de la caña de azúcar, la cual almacena energía en sus tallos en forma de sacarosa disuelta en la savia y el azúcar se extrae después al evaporar el agua de la salvia.

El jugo del tronco de la caña de azúcar se convierte en melaza gracias a la cual puedes conseguir el pan de azúcar. Su tallo se desarrolla entre 2 y 5 metros y con 5 ó 6 de diámetro y la riqueza de sacarosa es del 14% aproximadamente, aunque esto es algo que varía durante el proceso de recolección. Toma nota ce cómo cultivar caña de azúcar:

– Luz: Le va muy bien la radiación solar, así que cuanta más pueda recibir, mucho mejor. Además, es capaz de convertir la energía que recibe en biomasa, aproximadamente un 2% de ella.

– Temperaturas: Lo ideal es que se cultive en climas tropicales o subtropicales. No soporta temperaturas por debajo de los 0ºC aunque en ocasiones excepcionales puedes llegar a aguantar -1ºC dependiendo de cuánto tiempo esté esa temperatura. Para poder desarrollarse correctamente necesita un mínimo de 14ºC y la óptima para un crecimiento perfecto es la que ronda los 30.

– Suelo: La caña de azúcar es muy buena en esto y se adapta a casi todos los tipos de suelos aunque vegeta mucho mejor y da mucho más azúcar en los que son ligeros. En los suelos pesados y de difícil manejo no suele aprovechar mucho sus cualidades. En los calizos puede surgir algún problema de clorosis.

– Plantación: Se propaga mediante la siembra de trozos de caña y de cada nudo sale una planta que es igualita a la original. Una vez que se siembra, crece y acumula azúcar en su tallo, el cual se va cortando cuando está maduro.

– Riego: Necesita agua en abundancia para poder desarrollarse bien.

– Abonado: Nitrógeno, potasio y elementos menores son imprescindibles en los productos que utilices para su fertilización. Si la tienes en zonas salinas debes ponerle también azufre para controlar los niveles de sodio.

– Cosecha: Se suele cortar cada 12 meses y puede cosecharse tanto a mano como a máquina. La manual se hace con machetes que cortan los tallos y una persona puede llegar a cosechar unas 6 toneladas por día. La mecánica se hace con máquinas que cortan la mata y separan los tallos de las hojas.