Cultivar cebollinos
El cebollino es una variedad de cebollas sin bulbo que se pueden conseguir durante casi todo el año y que son excelentes para utilizar en diversos platos, especialmente en las ensaladas ya que les da un toque muy sabroso. Al florecer tiene escapos que alcanzan entre 20 y 30 centímetros de altura y hay partes de la planta que tienen un color púrpura precioso.

Lo ideal es consumirlos frescos y recién cortados, aunque también se utilizan en platos cocidos. Muchos cocineros profesionales prefieren utilizar cebollinos a cebollas ya que dicen que su sabor es mucho mejor. A continuación te dejo la información para que sepas cómo cultivar cebollinos:

– Temperatura: Es muy resistente al frío así que no tiene ninguna especificación en este sentido ya que se puede desarrollar a prácticamente cualquier temperatura.

– Suelo: Le gusta los suelos fértiles y que tengan un buen drenaje, sin importar el tipo de suelo ni sus características.

– Siembra: Lo ideal es sembrar cada 3 ó 4 semanas en primavera y verano para poder ir consiguiendo cultivos consecutivos. Siembra a un centímetros de profundidad y en hileras que tengan 20 centímetros de separación entre cada una de ellas. Cuando germinen debes dejar una distancia de 2,5 cm entre ellas.

– Malas hierbas: Vigila mucho este tema y elimínalas con regularidad.

– Riego: No te excedas y riega únicamente cuando la planta se haya quedado seca.

– Recolección: Si siembras en primavera y verano tardarán unas 8 semanas en madurar, mientras que tardarán entre 30 y 36 si la siembra se hace en invierno. En invierno conviene que las tengas tapadas con una urna de cristal o similar para impedir que la lluvia o demás características ambientales la estropeen.

Por último, si vas a sembrar a finales de verano elige una variedad que sea resistente para que el frío le afecte lo menos posible si es que las temperaturas fueran muy bajas.