Cultivar col lombarda
La col lombarda, también llamada col roja, es una planta anual que tiene el tallo erguido y consistente. Sus hojas son de color rojizo, las hojas tienen forma oval y el borde es ondulado. La parte que se aprovecha de la planta es la pella, que es la parte central.

Su cultivo es similar al del repollo, así que por si te interesa aquí te dejo la información sobre cómo cultivar col lombarda:

– Luz: No es muy exigente en este sentido así que no le afecta ni la oscuridad ni la luz del sol, aunque sí debes procurar que los rayos del sol no le den directamente durante mucho tiempo.

– Temperatura: Se puede desarrollar perfectamente con temperaturas que oscilen entre los 5ºC y los 35, aunque lo ideal es que esté entre 15 y 25ºC.

– Suelo: Tampoco es muy exigente en este aspecto, aunque sí conviene que lo remuevas periódicamente para que la planta esté en óptimas condiciones para su cultivo y así poder evitar la aparición de malas hierbas.

– Plantación: Debes dejar una distancia entre plantas de 40cm. y entre líneas o surcos de 70. Se puede cultivar en maceta si ésta tiene un ancho mínimo de 20cm, misma medida que necesita también para el largo y el alto.

– Riego: Tampoco es exigente así que debe ser poco frecuente, aunque si lo cultivas en maceta o jardinera sí debes regar con mayor frecuencia ya que se deshidrata más a menudo, especialmente durante el verano. Riega únicamente cuando veas que ya ha absorbido todo el agua del riego anterior.

– Abonado: Lo mejor es que te informes en el lugar en el que compres las semillas ya que dependiendo de la variedad puede necesitar uno u otro.

– Recolección: El mejor momento para hacerlo es cuando la pella ya se ha formado bien y está compacta ya que si madura demasiado se espiga y pierde muchas de sus propiedades. Para recolectar debes cortar con el cuchillo por el tronco de la base.