Cultivar Cóleo
Llamativa, decorativa y muy económica, el Cóleo es una planta ornamental de origen asiático que está consiguiendo hacerse un hueco en los hogares occidentales, y es que sus hermosísimas hojas en forma de corazón y variados colores las convierten en un ejemplar ideal para decorar tanto el interior del hogar como los espacios exteriores.

Si te gustaría disfrutar de este ejemplar en casa y necesitas conocer sus bases de mantenimiento y cultivo no pierdas detalle de lo que te contamos, porque te hacemos un repaso por algunas de sus necesidades más básicas.

¿Las cultivarás en casa o en el jardín?

Cultivar Cóleo

En interior

También conocida como Cretona, el Cóleo es un ejemplar de naturaleza semiarbustiva que precisa estar en espacios con abundante luz natural para mantener a la perfección esas preciosas hojas de color (desde los más intensos verdes hasta el amarillo, el rojo, el bronce, el púrpura o el gris, por ejemplo). No obstante, no abuses de la exposición solar continuada ni tampoco las dejes en lugares muy soleados durante las horas de radiación más intensas puesto que también podrías perjudicarlas.

A pesar de lo anterior, para conseguir un buen desarrollo la planta debe conservarse en lugares frescos con temperaturas entre los 10 y los 16º; procura trasladarlas a zonas más frescas en verano y también alejarlas de los aparatos de calefacción durante el invierno.

Cultivar Cóleo

En exterior

Si plantas tu Cóleo en el jardín debes proporcionarle unos cuidados algo distintos: para empezar, el espacio en el que lo plantes o coloques deberá estar a la semisombra e incluso en la sombra (en vez de en espacios muy luminosos).

Un consejo que debes seguir si quieres que la planta sobreviva al invierno en plenas condiciones es pasarla al interior del hogar durante los meses más fríos, y es que las bajas temperaturas pueden perjudicarle en el caso de que tu zona no tenga un clima demasiado cálido. Si no es el caso, quizá pueda cultivarse como planta perenne y sobrevivir todo el año.

En cualquier caso, en cuanto a otras cuestiones generales de cultivo debes saber que esta planta necesita un riego 2 o 3 veces por semana durante los meses más cálidos del año (más habitualmente en verano) y una sola vez durante las de invierno, que debe plantarse en macetas con muy buen drenaje para evitar encharcamientos y que deberás podarla de vez en cuando (dejando solo los tallos principales con algunos brotes) de cara a la próxima floración de primavera.