Cultivar Cyclamen
El cyclamen es una planta bulbosa que tiene su origen en los bosques mediterráneos y que durante el invierno crece a la sombra de los árboles. Cuando llega la primavera y suben las temperaturas, sus hojas se marchitan y el bulbo queda casi en el suelo hasta que llega el otoño y recupera su vigor. Es una planta invernal así que el exceso de calor y los rayos del sol la matan.

Si la cuidas como corresponde puede estar floreciendo durante todo el invierno sin ningún problema, y dependiendo de la variedad que elijas puede alcanzar diferentes tamaños, habiendo las que son muy pequeñas como otras más grandes. Su variedad afecta también a sus hojas y flores, que también pueden ser de diferentes tamaños.

Cómo cultivar ciclamen

– Ubicación: puede cultivarse tanto en interiores como en exteriores, siempre teniendo mucho cuidado de que no reciban directamente la luz del sol. Si en invierno hay heladas y lluvias, protégela bien con un plástico o cámbiala de sitio hasta que se pasen.

– Iluminación: necesita mucha luz, ya sea natural o artificial, pero siempre evitando los rayos del sol de forma directa ya que se puede morir.

– Temperatura: lo mínimo que necesita son 2ºC, y la considerada ideal es la que oscila entre 13-18 todo el año. Evita las temperaturas altas ya que son mortales, así que si es necesario cámbiala de sitio cuando haga más calor en la zona en la que la tienes.

– Riego: tiene que ser moderado, habiendo siempre algo de humedad pero sin que llegue a encharcarse. Es mejor que se seque un poco a que tenga demasiada agua. Un exceso de humedad hace que los tallos y el bulbo se pudran, y la planta terminará muriendo.

– Abono: aplícalo únicamente en la época de floración.