Cultivar en macetas
Si quieres cultivar alguna planta pero no tienes un jardín o no es idóneo para ello, no te preocupes, hay una opción que puede ser de gran utilidad: cultivar en macetas. Está claro que una planta que cultivas en maceta no crece tanto como una que has plantado en tierra firme, pero tiene también sus buenos resultados. Para poder hacerlo debes tener en cuenta los siguientes factores:

– Las jardineras o trepadoras necesitan al menos una profundidad de 60cm y unos 50 de ancho, así que no las pongas en una maceta ajustada ya que no crecerán correctamente.

– Cada dos semanas remueve con cuidado la superficie del sustrato para romper la costra y aflojar un poco sin dañar las raíces.

– Si la tierra de la maceta está muy apelmazada, coge un tenedor y remuévela, así facilitarás la penetración del agua de riego y eso ayudará a que las plantas se desarrollen mejor.

– Otra manera de que la tierra se oxigene bien y aportarle nutrientes es echar un par de lombrices en la maceta.

– Si las plantas tienes las hojas polvorientas, pulverízalas o límpialas con un trapo húmedo. Si las manchas son por culpa de la cal del agua, frótalas con un paño humedecido en vinagre y acláralas con agua mineral, de lluvia o destilada.

– Retira las flores según se vayan marchitando o poniendo secas, no dejes que se acumulen en mal estado.

– Una vez al año, dependiendo de la especie, tendrás que cambiar la maceta por otra de mayor tamaño. Esto ayudará a que crezca rápidamente, ya que al aumentar la tierra crece a mayor velocidad. Las macetas grandes estimulan el desarrollo de las raíces, por eso crecen más rápido.

– Para darle mayor vitalidad a la planta, cambia la tierra cuando la cambies de maceta.

– Vigila bien el tamaño de las plantas, si la maceta se queda pequeña podrían enfermar o incluso morir.

– Tampoco es bueno que una planta pequeña esté en una maceta demasiado grande, le da un aspecto muy triste al verse un gran vacío.