Cultivar en semilleros en el suelo
Los semilleros son muy útiles para poder cultivar un montón de cosas, llegando a ser imprescindibles en muchos casos. Estos semilleros se pueden hacer en recipientes de diversos materiales o directamente en la tierra, que es el caso que trataremos hoy. Es una de las mejores opciones ya que podrás organizar tus cultivos de forma mucho más cómoda y también distribuirlos de la forma que más te convenga tanto por el cultivo en sí como por las características de tu huerto.

Toma nota de todos los detalles para de los semilleros en el suelo:

– Tienen la ventaja de que dispondrás de un mayor espacio en el huerto para poder organizar las hileras mucho mejor.

– Tienes que tener mucho cuidado ya que las malas hierbas ya que las tienes que arrancar de manera que no te lleves nada de lo plantado.

– Si es temporada de mucho frío, de heladas básicamente, hay que proteger el semillero con un plástico para que no se estropee el cultivo.

– Cuando ya esté el cultivo listo para recoger, tendrás que arrancar todo de raíz, algo que las hace sufrir un poquito pero que no tendría que suponer mayores daños si lo haces bien. Ten mucho más cuidado si las vas a trasplantar a un huerto, y ten en cuenta que al hacerlo parecerá que están muertas pero en 2 ó 3 días recuperarán su aspecto normal.

– Para hacer el semillero deberás delimitar cada parcelita y hacerlo en un suelo que sea esponjoso, suelto y de buena calidad para que la germinación pueda hacerse de forma correcta.

– Labra y añade el abono, orgánico a poder ser, mezclándolo de forma homogénea con la tierra para que no se acumule todo el abono en un mismo sitio ya que podría dañar las raíces.