Cultivar endibias
Las endibias (también llamadas endivias) son una variedad de la achicoria que se consigue gracias al cultivo artificial o forzado y que pueden tener un color que va del verde oscuro al amarillo claro, dependiendo de la variedad que hayas elegido. Es una verdura muy bonita que se consigue al extraer el corazón de esta planta y que tiene forma puntiaguda y cilíndrica que mide unos 9 centímetros de largo y unos 3 de diámetro. Su sabor es dulce, refrescante y jugoso aunque en algunas variedades puede ser un poquito amargo.

Tiene muy poquito valor nutritivo así que es ideal para incluir en dietas de adelgazamiento, aportando únicamente 17 calorías por cada 100 gramos, 10 menos que las que suelen aportar otras hortalizas. Las puedes comer tanto crudas en ensalada como cocidas, además de ser complemento tanto para platos fríos como calientes. Toma nota de cómo cultivar endibias:

– Su cultivo se divide en dos fases, la de la formación de las raíces y la forzada para la obtención de pellas de hojas blanquecinas.

– Se reproduce por semilla y lo ideal es hacer la siembra en hileras durante el verano, y el cultivo forzado es en otoño una vez que las has recolectado para quitarles las raíces, colocando las endibias después en tiestos con tierra bien suelta. Es suficiente con que riegues en este momento y ya no tendrás que hacerlo más.

– Temperaturas: Durante la fase de raíces al aire libre es necesario que haya temperaturas por encima de 5ºC para que las semillas puedan germinar, aunque lo mejor es que ronde los 25. Para la fase de crecimiento necesita una mínima de 8, siendo la óptima de unos 17ºC.

– Suelo: Se desarrollan mejor en suelos de textura limosa que sean profundos, bien aireados, ligeros y con buen drenaje. Es mejor que evites tierras arcillosas, pedregosas o en pendiente ya que harán la recolección más difícil.

– Siembra: Se hace a voleo o con una sembradora, lo cual es más recomendable, especialmente si tienen algún pesticida que protejan a las semillas. En la siembra con precisión debes dejar una distanci de unos 12 centímetros entre cada semilla.

– Abonado: Ten mucho cuidado porque las endibias no soportan el exceso de abono, así que pon un ligero abonado de fondo pero que no tenga mucho nitrógeno ni potasio.

– Plagas y enfermedades: Algunas de las más comunes son el mildiu de la lechuga, la esclerotinia, las babosas o los gusanos grises.