Cultivar flores a partir de semillas
Si te gustaría tener un jardín repleto de bonitas y coloridas flores pero no puedes permitirte el lujo de gastarte mucho dinero comprando bellos ejemplares, la solución está en cultivar plantas a partir de semillas. Sin duda, es la forma más económica de conseguir un precioso jardín.

Lo cierto es que a la hora de pensar en el cultivo a partir de semillas lo hacemos relacionándolo con las hortalizas. Sin embargo, las semillas de las flores son igualmente fáciles de germinar. Además, de esta manera podrás optar a una mayor variedad de flores que a la hora de comprarlas ya en macetas. Eso sí, es importante que a la hora de cultivar a través de semillas tengas en cuenta una serie de aspectos.

Flores perennes y anuales

En primer lugar, debes saber que es posible que las flores perennes no florezcan en su primer año, aunque con un poco de paciencia podrás disfrutar de un bonito jardín. Y es que este tipo de flores pasan su primera temporada de cultivo creando un sistema de raíces fuertes y muchas hojas para la fotosíntesis. En cambio, las flores anuales florecen siempre a tiempo.

Para recoger las semillas de las flores anuales, tendrás que dejarlas en las plantas hasta el final de la temporada. Sus semillas caerán e irán tejiendo un jardín poco a poco.

Cultivar flores a partir de semillas

Señales

Por otro lado, debes saber que algunas semillas necesitan una serie de “señales” que indiquen que es el momento de germinar, como puede ser un cambio de temperatura, del nivel de humedad o el aumento de luz. Sabiendo esto, puedes engañar a las semillas e inducirlas a germinar antes de lo que podrían.

Semillas con capas duras

Por último, es importante que sepas que las semillas con capas muy duras pueden tardar mucho tiempo en germinar, así que no desesperes. La escarificación de su cubierta puede darle el impulso necesario para nacer.