Cultivar frutas y hortalizas en macetas
Cuando alguien piensa en un cultivo, lo primero que le viene a la cabeza es un huerto en el que poder cultivar todo tipo de cosas, pero lo cierto es que casi todos los cultivos pueden hacerse también en macetas. Cultivar en macetas es una alternativa fantástica a hacerlo en suelo, y podrás hacerlo no solo en macetas sino también en jardineras o cualquier otro recipiente contenedor que sea adecuado para ello.

Aunque el cultivo de frutas y hortalizas en maceta puede ser más complicado que poner simplemente una planta para que se desarrollen flores, sin duda merecerá la pena ya que los productos cultivados tendrán la misma calidad que si se hiciera en un huerto. Toma nota de estos consejos para cultivar frutas y hortalizas en maceta:

– Para su cultivo será imprescindible tener un balcón, terraza, azotea, patio o una buena repisa en la ventana para que puedan recibir al menos medio día de sol. Podrás llevarlos a cubierto siempre que lleguen las temperaturas más bajas o cuando haya heladas. La mejor opción es una maceta de gran tamaño y que tenga un buen sistema de drenaje.

– Algunas de las frutas y hortalizas que van genial para cultivar en maceta son las berenjenas, acelgas, calabacines, hierbas aromáticas, cebollas, habichuelas, espinacas, patatas, lechugas, puerros, pimientos, repollos, tomates o zanahorias.

– Debes saber que estos cultivos requieren más atenciones que si están en tierra, así que presta mucha atención al riego, drenaje, abono y todos los demás cuidados que necesita cada variedad.

– En una maceta o contenedor de unos 50 centímetros de profundidad se desarrollarán todas las hortalizas anuales sin ningún inconveniente.

– En zonas en las que únicamente puedan recibir menos de 4 horas diarias de sol lo ideal es cultivar perejil, lechuga o espinacas.

– Ve girando las macetas de vez en cuando para que la luz le llegue por todas partes y el crecimiento pueda ser uniforme.

– Si hace calor debes regar diariamente ya que necesitan más agua que si están en tierra, pero si es invierno o están mucho tiempo a la sombra no hará falta que sea cada día. Si es una zona ventosa también deberás regar más.

– En cuanto al abono, debes utilizar los de lenta liberación cada 3 meses.