Cultivar hongos comestibles de forma sencilla
Los hongos son deliciosos y ofrecen una gran variedad de posibilidades a la hora de cocinarlos. Hay que tener mucho cuidado a la hora de recolectarlos o cultivarlos ya que hay muchas variedades que no son comestibles y que podrían ser perjudiciales para la salud de quien los consuma. No son verdes así que son distintos de otras plantas ya que no tienen clorofila y eso les hace depender de otras materias vegetales como la paja, la corteza, el heno o la madera para poder nutrirse.

Para cultivar hongos comestibles lo mejor es conseguir un kit que se vende en las tiendas especializadas y que te ofrecen todo lo necesario para poder cultivarlos de forma segura y con garantías de que se pueden comer cuando se hayan desarrollado. De todas formas, según vayas adquiriendo experiencia puedes ir cultivándolos con las características y elementos que creas que mejor irán para conseguir mejores resultados. Toma nota de estos consejos para cultivar hongos comestibles con la ayuda de un kit:

– Lo primero, y más importante, la tierra tiene que estar siempre húmeda para que el cultivo pueda ser el adecuado. Esto afecta tanto a los cultivos con un kit como a los tradicionales.

– Cuando vayas a comprar el kit tendrás que especificar qué variedad quieres y de qué tamaño ya que hay muchísimas y no todas se adaptarán a las condiciones de cultivo que puedes ofrecer.

– Comprueba el número de hongos que trae cada kit y cuántos días tardan en crecer para saber si es lo que necesitas o si prefieres otros que cubran otros tiempos o cantidades.

– En cada kit vienen las instrucciones de cultivo específicas para ese kit, así que síguelas al pie de la letra, especialmente las que se refieren a las condiciones ambientales para su correcto desarrollo y supervivencia.