Cultivar judías verdes
Las judías verdes son estupendas para cocinar y suelen prepararse siempre guisadas. Son muy buenas para llevar una dieta sana y equilibrada, así que si tienes la oportunidad de cultivarlas en tu huerto no deberías dejarla pasar. Hay muchísimas variedades que se dividen en precoces, de ciclo medio y tardías.

A continuación te daré la información necesaria para el cultivo de judías verdes:

– Temperatura: Necesita un clima húmedo y suave para poder desarrollarse correctamente, algo que hace perfectamente en climas cálidos. En temperaturas de entre 12 y 15ºC suele conseguir una vegetación con poco vigor, y por debajo de esa temperatura los frutos no quedan muy bien. Si es superior a 30ºC pueden aparecer deformaciones, así que lo ideal es entre 18 y 25ºC más o menos.

– Suelo: No es muy exigente así que pueden cultivarse en una amplia gama de suelos, aunque los más indicados son los ligeros que tengan un buen drenaje y sean ricos en materia orgánica. Cuidado si utilizas un suelo muy arcilloso y calizo ya que un riego excesivo puede encharcarlos. Los valores de pH óptimos oscilan entre 6 y 7,5.

– Siembra: Se suele hacer en hileras de 60cm de distancia y dejando 20cm entre planta y planta. Suele ser de siembra directa y poniendo unas 2-3 semillas por golpe, las cuales debes cubrir con unos 2-3cms de tierra. La siembra directa al exterior debe hacerse cuando ya haya pasado la época de heladas. Las variedades trepadoras se siembran únicamente una vez y se hace en primavera. Para conseguir una cosecha escalonada y bien repartida debe hacerse la siembra cada 2 ó 3 semanas.

– Riego: Cuando comiencen a abrirse las flores debes regar al menos dos veces por semana. Las judías son muy sensibles a la salinidad tanto en el suelo como en el agua así que ten cuidado con eso ya que te puede mermar mucho la cosecha.

– Abonado o fertilización: Si el suelo está en buenas condiciones no suelen necesitar un tratamiento de abonos. De hecho, el terreno en el que se cultivan judías es mucho más rico después de cada cosecha, lo que hará que el suelo vaya mejorando con cada una de ellas.